Sesión Vermú Gijón Sound festival 2018

Gijón Sound 2018 un balance de emociones. Cuatro días de cultura viva.

Todavía nos estamos recuperando del cúmulo de sensaciones que vivimos  en la última edición de Gijón Sound Festival. Hemos pasado página con nostalgia, la sexta edición de Gijón Sound Festival ha sido una suma de sensaciones y emociones. En estos cuatro días que van del jueves 12 al domingo 15 de abril el PIB emocional de la ciudad ha subido a límites insospechados. La ciudad ha demostrado su capacidad de asociación y que de manera conjunta se puede ofrecer un destino donde las emociones y las experiencias formen parte de su ADN.

Muchos han sido los ecos que nos han llegado, muchas las sonrisas compartidas,   los sueños evocados, con ilusiones renovadas nos enfrentamos a nuevos retos donde pondremos a prueba la capacidad de una ciudad para encontrar respuestas a un nuevo mundo donde aflorarán oportunidades que se encontraban ocultas. Refugiarnos en la cultura, buscar la cooperación y la complicidad entre organismos, empresarios, marcas, ciudadanos y visitantes se nos antoja como un reto del que esperamos sacar una ciudad llena de nuevas oportunidades. Una ciudad que se conecte con su vecinas que coopere en nuevas formas y soluciones a las realidades y retos que el siglo XXI nos exige. No encontramos otra solución que fomentar la cultura, el encuentro, la imaginación y la oportunidad inigualable que nos ofrece LA INDUSTRIA CULTURAL como motor de desarrollo económico y social.

GIJÓN, LA MEJOR TEJEDORA DE EMOCIONES.

“Acabamos de regresar del Gijón Sound, un festival que consigue que la ciudad, Gijón, sea la mejor tejedora de emociones durante tres días. Nunca se vieron tantos besos y abrazos por metro cuadrado, tanta sonrisa, buenos deseos y parabienes. Y es que es la propia ciudad la mejor cicerona y escaparate de sus esencias. A los que la visitamos nos devuelve una programación cultural y musical diversa y de primer orden, nos ofrece momentos para el encuentro y la reflexión y un ambiente de Alegría y amistad contagioso y contagiable. Durante el Gijón Sound, la ciudad, es el mejor cabeza de su cartel, su mejor continente y contenido, la mejor factoría de afectos, la mejor tejedora de emociones. Acabamos de llegar de Gijón y ya estamos pensando en ella. ¡Gracias Gijón! Eskerrik asko Gijón Sound!!”

Joxean Rodriguez promotor Mundaka Festival

 

Aunque, vayamos por partes: todas estas emociones las pusieron los artistas, público, ciudadanos, personal.. que participaron activamente en esta edición. Todo comenzó el jueves 12 en la sala Albéniz donde Mercury Rev retocaba el viejo “Desert´s Songs” que nos volvía a enloquecer. Lograron embrujarnos, creando una atmósfera única llena de ilusiones, sueños y emociones suspendidas en el aire. Solamente había que mirar las caras de felicidad de todos los que asistieron para darnos cuenta de lo privilegiados que éramos de haber asistido a una actuación que no olvidaremos. Este era el pistoletazo de salida y nos hacia vaticinar que esta edición nos traería muy buenas cosas

Mercury Rev Gijón Sound Festival 2018

El viernes, comenzamos en el Antiguo Instituto, hablando sobre “las mujeres en la industria de la música” tomamos nota de la brecha de género que nuestra sociedad ha creado entorno a la mujer y escuchamos con atención medidas que a futuro tendremos que tener en cuenta para progresar en una materia que se nos antoja imprescindible.

En Cinema Paradiso tuvimos ocasión de visionar la proyección documental sobre el mundo del surf de la mano de la Escuela Asturiana de Surf. El Teatro Jovellanos, presenciamos la obra Cine. Mientras el Espacio Mahou abría sus puertas a la actuación de Fee Regga y Viva Suecia. Casi corriendo llegábamos a ver a Los Tupper y Kurt Baker Combo en la sala Memphis. Incluso hubo quién cerró la noche con Jack J . Hutchinson. El resto se desperdigaban por las diferentes opciones que la programación off Festival ofrecía esa noche o recuperaba fuerza cenando en las múltiples ofertas que la gastronomía local nos ofrecía.

 

Sesión Vermu Gijón Sound 2018

El sábado madrugábamos para despertarnos con el bautismo de surf en la Playa de Poniente, nos secábamos para reflexionar en el Antiguo Instituo, sobre la oportunidad que nos ofrece el “Arco Atlántico, la movilidad entre nuestras regiones y el impacto económico en nuestras ciudades”. Rápidamente nos acercamos a la sesión vermú en el Espacio Mahou, donde L-R, Bigott y los Plastics Adicts nos comenzaban a preparar para el maratón de emociones y sensaciones que íbamos a afrontar.

El Antiguo Instituto volvía a abrir sus puertas el cine, la poesía y la literatura se adueñaban del recinto con la proyección de dos películas de mano del Festival Internacional de Cine, una feria del libro y una timba de poesía organizada por Fame Poétika, mientras en la parte este de la ciudad ya se escuchaban los primeros acordes de Maria Arnal i Marcel Bagés en la Iglesia de la Laboral, un concierto que nos hizo estremecer; Buen Suceso llenaba la sala de Pinturas de los ritmos pausados de la bossa y el jazz, mientras en el Teatro de la Laboral ALA.NI presentaba candidatura para convertirse en nueva musa del jazz mundial.

En ese momento la ciudad ya palpitaba a otro ritmo, las miradas eran otras, los sentimientos compartidos y la ilusión de jóvenes que ansiosos esperaban la apertura del Espacio Mahou, donde La Maravillosa Orquesta del Alcohol nos esperaba para presentarnos su particular estilo  de la música popular a un público entregado desde el primer momento.

Sumergidos en la vorágine, consumíamos Sedientos, teatro en el Jovellanos y nos acercábamos al Albéniz para cerciorarnos que a Pablo Und Destruktion, Asturias ya se le queda pequeña. Y vimos con asombro como Sleadford Mods podían decir tanto con tan poco!!!. Las fuerzas ya escaseaban pero a los lomos de nuestra bicicleta nos acercamos a cerrar la noche con Texxcoco, y ya puestos sumergirnos en el off Festival de Cimadevilla, visitando el Soho, Mubarak, Plaza o TNT….

 

Levantarnos el domingo, nos costó. Con sorpresa descubrimos que  con la plaza llena, más gente se asomaba a escuchar a The Limbos y Alfredo Alzueta en una sesión vermú que palpitaba emoción. Una actuación memorable que hizo bailar a niños, jóvenes y mayores que podrán decir que durante cuatro días la cultura en Gijón/Xixón cobró vida. Ya con el telón echado y un buen plato seguímos degustando Gijón/Xixón con nuevos amigos, pensando en nuevos retos, observando como una ciudad más viva se va a descansar con la sonrisa en su rostro imaginando un mañana mejor.

Share This