Programación cultural de calidad, frente a oferta de ocio sin límite

En Gijón Sound tenemos el objetivo de diseñar una programación cultural de calidad, frente a la oferta de ocio sin límite que copa nuestras agendas

La importancia de la comunicación cultural, para garantizar un acceso democrático de la ciudadanía a la cultura

La cultura cumple una labor intrínsecamente social y por ello los gestores culturales han de garantizar un acceso democrático a la misma. En dicho contexto, el vínculo indisoluble entre cultura y comunicación resulta más obvio y necesario; no existe cultura sin comunicación, ni comunicación sin cultura.

La comunicación no es únicamente una forma de difusión; no se trata solo de hacer que un mensaje promocional llegue a toda la sociedad. Al contrario, la comunicación cultural cumple una labor social importante que es ni más ni menos que la garantía del acceso democrático de la ciudadanía a su oferta cultural, y con ello, cumple también con el importante papel de fomentar hábitos de comportamiento positivos que impulsen la participación de todos los individuos, sin concesiones, en una vida cultural rica en contenido y en propuesta de reflexión. En contra corre la palpable incapacidad de adaptación adecuada y rápida que a menudo afecta a la cultura; una dolencia difícil de curar frente a un entorno en constante cambio.

Los gestores culturales como proveedores de experiencias al servicio de consumidores coleccionistas de las mismas

Para encontrar soluciones, no debemos perder de vista una realidad tangible a la que la estratega cultural Montserrat Peñarroya hace referencia; el consumidor es un coleccionista de experiencias y por tanto, los gestores y programadores culturales, han de convertirse en proveedores de experiencias. Por tanto, y como nos recuerda el experto en comunicación cultural Pepe Zapata; hemos pasado de la simple emisión de mensajes a la construcción de relatos.

No se trata de programar más y vender más. Se trata de resaltar un contenido que sea participativo y con ello aporte marcos de reflexión a la ciudadanía.

En Gijón Sound nos planteamos no sólo como ser atractivos sino como convertirnos en inclusivos; a favor de generar y hacer llegar la cultura a la ciudadanía

Gijón Sound es un gran ejemplo de la labor que se hace a este nivel. Moviéndonos en un contexto adverso, con un presupuesto mínimo y una competencia extrema -con los más de 800 festivales de música que existen en España-, nos planteamos no sólo como ser atractivos sino como convertirnos en inclusivos. Nuestro relato consiste en usar la música, el lenguaje universal, como hilo conductor de una experiencia más global, en la que un concierto sea solo el pistoletazo de salida o la guinda del pastel, como prefiera verse, de una vivencia superior donde encajan otras muchas actividades, ofertas y singularidades específicas, que la ciudadanía no podrá encontrar en otro lugar durante el mes de abril.

Quedan muchas facetas más por discutir, pero nuestra idea principal es pararnos a reflexionar sobre el sentido de generar eventos culturales si éstos no consiguen hacer llegar la cultura a la ciudadanía.

En Gijón Sound programamos cultura de calidad englobada en una experiencia única, frente a la masificación de la oferta de ocio que acecha y asedia públicos. Trabajamos en crear y hacer llegar a los ciudadanos una oferta cultural con la que, en palabras del investigador social Germán Rey, arriesgamos a diario los conceptos y prácticas preestablecidas en pos de un proyecto de futuro más inclusivo y justo.

Share This